x

Inclusión de mujeres en la tecnología aporta gran valor a la industria.

Descubre por qué debe importarte que las féminas aporten valor en el desarrollo y la evolución tecnológica.

Por Angélica en Internet
el  06  de  marzo  2020
Valora este artículo: 2 (5 de 5 estrellas)

En un análisis reciente de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se indica que la presencia de las mujeres en la industria de la tecnología aporta gran valor, pero también continúa mostrando los prejuicios y estereotipos de los que son víctimas, alejándolas de los sectores que se relacionan con el desarrollo de la ciencia y los conocimientos en el arte de la mecánica industrial. 

En este artículo de Panda Ancha, analizamos porqué la inclusión de las mujeres en la industria de la tecnología y la ciencia es favorable para el desarrollo del ecosistema tecnológico y del desarrollo del país.

Para generar tu interés, te dejamos un video con una entrevista a una de las divulgadoras de la ciencia más reconocidas en México: Julieta Fierro Gossman, astrónoma y egresada de la licenciatura en Física, por la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.


    Tal vez te interese...

    5 consejos de emprendedoras de eBay | PandaAncha.mx

    www.pandaancha.mx

    Leer artículo

En un reciente comunicado de Aruba, líder en la industria de soluciones para la seguridad de las redes inalámbricas, la gerente regional de Marketing de Aruba, Adriana Gahbler, comparte su visión de porqué incluir a las mujeres en el ejercicio profesional de la industria tecnológica tiene grandes ventajas para los negocios, pero lo que hace falta es romper con los estereotipos alrededor de esta idea. 

A pesar de que, las aportaciones económicas en el trabajo profesional duplicarían las fuerzas intelectuales asegurando la civilidad de la humanidad, las empresas que no son inclusivas pierden ventajas competitivas a nivel local y mundial.

Julieta Fierro Gossman, astrónoma mexicana.

Imagen vía Gob.mx

De acuerdo con el estudio Open For Business: strengthening the economic case, publicado en 2018 en el Foro Económico de Davos, los ambientes laborales innovadores que incluyen a las mujeres son más equitativos, respetuosos y colaborativos, pues fomentan la libre comunicación entre los equipos de trabajo, y esto conlleva a mejores resultados.

Gahbler apunta a que la inclusión de las mujeres en sectores que se siguen considerando masculinos, como lo son la ciencia y la tecnología, ofrece un amplio espectro de opiniones e ideas que renuevan todas las áreas de negocio, esto debido a la diversidad de experiencias.

Así, la diversidad intelectual resulta en la generación de un pensamiento innovador colectivo con una visión más amplia y empática de la realidad, un pensamiento que entiende y anticipa las necesidades del mercado.

Ana Cecilia Garrido, estudió Física.

Imagen vía Gob.mx

Actualmente, la presencia de las mujeres en la ciencia representa el 37 por ciento del total de personas que se dedican a la investigación en México, y esto es un grave problema de diversidad en el sector, ahora te decimos porqué.

La ingeniera industrial Laura Tremosa, en su libro La Mujer ante el desafío tecnológico, hace un repaso por la historia y desarrollo de la tecnología, donde explica que hasta hace poco se le identificó a este término con la mecánica y su aplicación en la construcción de máquinas de los estudios sobre movimientos y equilibro de fuerzas que constituyen una parte de la física.

Aparentemente, las mujeres habían estado alejadas de la evolución tecnológica, pero es hasta que la ciencia antropológica comenzó a trabajar estudios de campo con tribus primitivas contemporáneas que se descubrió el papel de la mujer en las etapas prehistóricas.

Deborah Berebichez, estudió física y explica la ciencia en su programa de televisión estadounidense.

Imagen vía Gob.mx

    Tal vez te interese...

    20 Mujeres inventoras que debes conocer

    www.pandaancha.mx

    Leer artículo

De hecho, las mujeres fueron protagonistas en la elaboración de herramientas para la agricultura, la cerámica, el vestido y la construcción de cabañas… todas invenciones tecnológicas que se desarrollaron progresivamente para asegurar la supervivencia y bienestar de la humanidad.

Sin embargo, con el tiempo, la construcción de máquinas y equipos industriales se volvieron materia de especialistas que hablaban un lenguaje más abstracto en el que se creó la relación casi mágica entre la técnica y los hombres. Por supuesto, las mujeres ya no pertenecían a esta rama del saber, pues estaban cada vez más involucradas en la vida doméstica y la maternidad.

“El saber tecnológico fue dejando de ser un elemento más de la cultura popular para pasar a ser patrimonio de unos pocos y, por lo tanto, fuente de poder, convirtiéndose en objetivo codiciado por quienes deseaban ostentarlo. Los objetivos para el desarrollo de nuevas técnicas fueron, a su vez, progresivamente alejándose de la búsqueda del bienestar cotidiano, aunque indirectamente éste se beneficiara de las mismas. Conseguir un mayor poder bélico y económico han sido indiscutibles motores del desarrollo tecnológico.” - Laura Tremosa, ingeniera y autora del libro La Mujer ante el desafío tecnológico.

Dorothy Ruíz Martínez monitoriea la señal que conecta la base de control de misiones espaciales.

Imagen vía Gob.mx

El análisis de Tremosa permite cuestionar cuál y quiénes fueron los motores del desarrollo tecnológico, no como un motor de bienestar, sino como una razón de productividad y rentabilidad de las organizaciones que históricamente han estado al frente de los poderes hegemónicos mundiales.

Retomando esta última idea y analizando la actual presencia de las mujeres en la industria de la tecnología, es indudable que se ha dejado de lado la perspectiva femenina en estos campos, no sólo en naciones en vías de desarrollo como México, también en países desarrollados como Estados Unidos.

En 2018, sólo el 26% de la fuerza laboral profesional estadounidense relacionada con la computación e informática fue ocupada por mujeres, de acuerdo con un informe del National Center for Women & Information Technology, NCWIT, de Colorado.

La falta de inclusión de las mujeres en todas las áreas de conocimiento y desarrollo de las industrias implica un impacto negativo tanto para los consumidores de servicios y productos, así como a los usuarios y las sociedades.

Gahbler comenta que si bien cada día son más las mujeres quienes ocupan un puesto de liderazgo, en México aún hay mucho por hacer. De acuerdo con un estudio elaborado por la red social profesional LinkedIn, en abril de 2019, cuatro de cada 10 mujeres en el país logran ocupar un puesto directivo y sólo el 17% ocupan el puesto de CEO, una posición liderada por hombres con un 83%.

Es evidente que el crecimiento laboral debe estar basado en tener muy claros los objetivos, trazando metas que se deben alcanzar, enfocándose, preparándose, aprendiendo todo lo que se requiera para incrementar conocimientos; ser colaborativo y confiable, tomando en cuenta la opinión de las demás personas, escuchar, generar empatía, así como mejorar habilidades y dejando de lado las barreras que, casi siempre, pueden estar presentes por miedo.

Imagen de portada vía Aruba
¿Te ha gustado esta noticia?
COMPARTIR EN:

Swiss Army Knife of Content. Especialista en Comunicación, siempre está buscando con quién hablar de Techno, Cine y Extraterrestres, cuando no anda investigando cómo resolver problemas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

¡Bienvenido a la comunidad panda!
Gracias por registrarte a nuestra newsletter.
Ahora recibirás en tu correo un mensaje para confirmar la suscripción.
Gracias por darte de alta
Quiero recibir NOTICIAS de:
 
 
 
 
 
 
 
He leidio y acepto la Politica de Privacidad
SU EMAIL YA ESTA DADO DE ALTA
Este sitio web utiliza cookies. Más información aquíX
x

RECIBE LOS MEJORES CONTENIDOS